Huerto Escolar Ecológico

CEIP 20 de Enero – Playa de Arinaga – Gran Canaria

Justificación

El huerto escolar ecológico: El medio natural y su entorno.

Portada_1Actualmente es difícil encontrar a alguien que ponga en duda la existencia de algunos espacios en los colegios necesarios para el aprendizaje de los alumnos, como el gimnasio, la biblioteca o el laboratorio. De esta manera, el Huerto Escolar debería ser un espacio integrado en el diseño de los colegios.

Es propósito, también, poder complementar EL HUERTO ESCOLAR con la zona de jardines con que cuenta el Colegio, donde hay varias especies de flora autóctona como: palmera canaria, dragos, tabaiba …, y otras especies que se pueden introducir y que forman parte del pasado de nuestra isla como: la higuera, la tunera, el almendro, entre otras.

De esta forma, nuestro centro podría desarrollar un proyecto de trabajo capaz de recuperar conceptos, usos, flora y costumbres propias, no sólo de la zona, sino también de la isla en Portada_2general y poder acercar el alumno al medio natural.

El huerto escolar es un excelente recurso para convertir los centros educativos en lugares que posibiliten a un alumnado múltiples experiencias acerca de su entorno natural y rural, entender las relaciones y dependencias que tenemos con él, y poner en práctica actitudes y hábitos de cuidado y responsabilidad medioambiental; experiencias interesantes para el desarrollo de las capacidades fundamentales en Educación Ambiental.

Con la creación de un huerto escolar ecológico en el CEIP Veinte de Enero pretendemos crear una conciencia ecológica para ir avanzando poco a poco hacia una verdadera educación ambiental en la escuela, entendiendo como educación ambiental el proceso interdisciplinar que debe preparar para comprender las interrelaciones de los seres humanos entre sí y con la naturaleza, enmarcándolo todo dentro de un proyecto educativo global.

El huerto escolar es un recurso educativo cada vez más conocido y utilizado entre el profesorado de distintos niveles. No resulta fácil trabajar el huerto como recurso didáctico. Es evidente que han de prevalecer los criterios pedagógicos sobre los agrícolas, y que todo su planteamiento y tareas han de tener sentido con el objetivo de facilitar la actividad docente.

Trabajar la educación ambiental en las escuelas debería ser algo más profundo que realizar salidas esporádicas por algún tema ecológico, participar en el día del árbol, visitar granjas-escuelas, o concienciar a base de videos, etc. A través de esta experiencia los niños tendrán la posibilidad de conocer todo el proceso del crecimiento de las plantas, desde la semilla hasta la flor y el fruto. A conocer las herramientas y faenas que implica el cuidado y mantenimiento del huerto ecológico.

También pretendemos valorar el esfuerzo necesario paraPortada_4 la obtención del fruto y conocer las cualidades de los diferentes productos vegetales, así como sus utilidades culinarias, usos alimenticios y algunas propiedades medicinales (crearemos un pequeño rincón de hierbas aromáticas).

En definitiva, no se trata de disponer de una zona para cultivar, sino que se debe trabajar como un espacio dentro del centro en el cual se pueden abordar una serie de contenidos encaminados a desarrollar determinadas capacidades en el alumnado.